5 ‘NUEVOS’ HÁBITOS PARA CUIDARME

5 ‘NUEVOS’ HÁBITOS PARA CUIDARME

Es claro que mundo del ‘self care’ se ve distinto para cada persona y sobre eso, estoy segura que el mismo concepto toma muchos significados durante todas las fases de nuestra vida. Cuando tienes unos 30 años y vives sola, cuidarse puede incluir dos baños de burbujas a la semana, una hora de yoga en casa al día y preparar smoothie bowls posando para Pinterest; digamos, tal vez tienes más espacio y tiempo para tus rituales de cuidado personal. Por otra parte, si eres una adolescente de 17 años con entregas finales, exámenes, una aplicación para la universidad (y su beca competente) y un trabajo de medio tiempo, probablemente lavarte los dientes antes de salir de la casa sea tu máximo glamour. Me estoy pasando de superflua, pero creo que el punto es claro. Si la mujer de 30 años decide embarazarse el siguiente año, es probable que su idea de ‘self-care’ se ajuste a una nueva escala de prioridades.

Sí, sí… la mujer de (casi) 30 años, podría o no ser yo. Algunos de los nuevos hábitos que compartiré contigo me parecían de lo más absurdos y aburridos hace unos años (o meses), pero con el tiempo finalmente se convirtieron en eso, HÁBITOS porque mejoran mi calidad de vida e incluso algunos, la forma en que me relaciono con otros. Dicho de otra forma: se sienten bien y ya.

UNO. Consultar cartas, oráculos y tarots. Vaya forma de comenzar este post, pero espera. Soy muy nueva en el mundo de las cartas y la verdad es que me inicié por pura curiosidad y me metí directo al Mercado de Sonora por mi primer tarot. Y me encontró. Lo he leído de manera intuitiva desde entonces y consultando el librito que viene incluido. Tengo otros pocos mucho más ligeros y positivos y esos son los que consulto más seguido. ¿Para qué? Simple. Los uso como un medio de reconexión conmigo, como confirmación de algo que en el fondo “ya sé” y me resisto a aceptar, o de forma que me permitan apreciar algo que tal vez esté pasando por alto. Sonará burda la explicación sobre ‘cómo’ me benefician mis lecturas, pero a más de un año de haber comenzado a ‘leerme’, no recuerdo una sola vez que algo no me haya resonado en lo absoluto. La cosa es hacerlo con apertura, confianza y buenas intenciones. Uno de mis decks preferidos es ‘I Create My Reality’ que compré en el Hotel Holistika en Tulum hace casi un año. Contiene mensajes bellísimos redactados por una buena amiga, Emma, y tiene ilustraciones de la talentosísima Ina Gold. Puedes conseguir el tuyo en The Wizard Shop.

DOS. Limpiar mis espacios quemando palo santo. Justo también en un viaje a Tulum recibí como regalo 5 sticks de palo santo de Casa Selva  en House of Wabi con un precioso plato para quemarlo y fue amor a primera vista-olfateada. Todos los días quemo un poco antes de mi práctica de yoga o previo a una lectura de cartas. Se leerá un poco extraño, pero cuando quemo palo santo tengo esta sensación de que ‘todo está o estará bien’ y por eso me es muy útil en momentos de ansiedad. Digamos que me resulta mucho más ‘suave y amigable’ que limpiar con salvia, por ejemplo. El olor es muy agradable y personalmente me ayuda a concentrarme y estar más presente.

TRES. Leer. Pero leer lo que de verdad quiero leer. Por alguna extraña razón, sentía que comprar libros de poesía o fotografía contemporáneos y/o comerciales me hacía ‘tonta’, pero la realidad es que por ahora ME ENCANTAN los libros de algunos bloggers y gente chida que se hizo popular en Instagram o Twitter; Srta. Bebi, Connor Franta y Rupi Kaur, por ejemplo, y también me enloquecen algunos libros de ‘auto-ayuda’ (ya sé, también me da queso leer esas palabras) pues porque sí, me gustan y me inspiran y eso es lo que mi corazoncito siente que necesita en este momento. Digamos que esta idea de ‘elegir’ mis libros dejando a un lado toda pretensión, se ha extendido a otras partes de mi vida, lo que obviamente me permite vivir de forma más auténtica. Además, tengo mis libros ‘comerciales’ en la entrada de mi casa. Mira nomás qué rebelde.

CUATRO. Exfoliación. Pasando a algo más físico, diré que cuando me exfolio es como quitarme algo ‘muerto’ de encima. Nice and clever, Zazil. El baño y yo tenemos una seria y satisfactoria relación. Ahí dejo todo lo que ya no sirve. Pun intended. Y como esta dama (aún) no tiene pa’ la tina, música, velas y una buena exfoliada son mi mientrastanto. Mi piel queda suave bebé, más ‘satinada’ y en su defecto, lista para una depilación con cera. Soy fan de probar exfoliantes, pero por mucho, me quedo con los más naturales y exóticos. Este de Aphotetic Co. (que también recibí en Tulum. WTF, Tulum?!) es de mis fa-vo-ri-tos. Yo sí soy sumamente mamadora. No pun intended. Y chéquense esta descripción que me ganó: fusión reiniciadora de energía y vibración, de hierbas, flores, raíces y frutos infusionados con cristales. Pfff. MAMING ACTIVATED. Entre sus ingredientes contiene avena, leche de coco, salvia blanca, palo santo (COME OOON!), pétalos de rosa y lavanda. Infusionados con DIAMANTE HERKIMER, entre otros. HERKIMER. Ahí no acaba; esta chulada se sugiere mezclar con leche de coco o vino tinto entre las propuestas mágicas. Y creo que si lees bien la etiqueta, encontrarás un: diseñado para la mamalona de Zazil que seguramente subirá esto a su blog mamalón. EXFOLIATE YOUR PROBLEMS AND FUCKBOIS AWAY, GIRL.

CINCO. Masajes faciales con rodillo de jade. Ok. Traté de omitir ‘mame y Tulum’ en este post, pero hasta que redacté no me di cuenta, so, eso lo hace muy real. También fue un regalo que recibí de Casa Selva hace varios meses y me encanta. Mantengo este rodillo en el refrigerador y lo uso por las mañanas con un suero no grasoso, pero por las noches me doy el gustito de irme a la cama con algún aceite. ¿Y por qué masajear tu carita con jade? Porque sus múltiples beneficios (y porque señor Google dice ha sido usado desde hace siglos en China) incluyen reducir hinchazón, disminuir apariencia de líneas de expresión y aumentar la circulación de la sangre. Entre otros, pero esos son los que más te pueden interesar. La verdad es que he notado diferencia en la textura de mi piel, pero a la vez he cambiado los productos de mi rutina facial y mi cara cambia mucho según estados de ánimo, hormonas y si me maquillé o no ese día, entonces es muy difícil saber quién es el responsable, y yo diría que es la suma. Lo que sí puedo decir es que cuando amanezco con cara de sapo, el rodillo frío es todo un alivio en mi piel, me hace ver humana de nuevo y me ayuda a relajar la mandíbula.

Para esta última imagen, intenté ser la beauty blogger que tu tía ama, pero esto es lo que salió de mi corazón. No se usa así este rodillo bebé.

Y no, señorita, no tiene que comprar TODO lo que recomendé aquí; estas son sólo mis sugerencias y preferencias y puedes hacerte un exfoliante casero o masajearte con la piedra del patio. Not really.

La cosa es integrar hábitos poco a poco y que al final sean un disfrute y no un ‘castigo’ o una carga para ti. Sé muy bien que estos temas podrían parecer algo ‘vanos’ para algunas personas y yo creía eso hasta que comencé a ver por mí de forma integral y entendí el valor del auto cuidado y sobre todo, que conlleva la misma chamba mandarse por un tubo que dedicarse amor. La segunda opción es mucho más chida. Mi’ja, date.

Y ya sabes, cuéntame en los comentarios cuáles son tus ‘self care habits’ y prioridades.

Comentarios

comentarios

2 comments

  1. Vianey Vitela
    11 meses ago

    Zazil me encanta tu redacción, me haces sentirme dentro de una platica de amigas. Hoy me animaste a probar cosas nuevas y salir de mi rutina y a empezar a conocerme a mí misma de otra forma, gracias 💕

  2. They Adames
    11 meses ago

    Hola Zazil, me gusto mucho tu post, yo a penas me estoy metiendo en este mundo del cuidado personal y me siento perdida con la cantidad de información y cosas que hay. Tengo 24 años y no se si me estoy apresurando a empezar con mi rutina para el cuidado de la piel, etc. Mi familia y mis amigos me dicen que no lo necesitó, pero en realidad no quiero hacerlo por eso, solo quiero apapachar mi cuerpo y mi piel. Qué me recomiendas para iniciar en este mundo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *