10 RITUALES SENCILLOS PARA CALMAR LA ANSIEDAD

10 RITUALES SENCILLOS PARA CALMAR LA ANSIEDAD

He experimentado ansiedad desde que logro recordar, pero antes, no sabía que era “ansiedad” y mucho menos tenía los recursos necesarios para entenderla, dejarla fluir y calmarla. Ahora la ansiedad es algo así como mi amiguita y bien leí en algún libro (que la neta no logro recordar ahora): cuando aparece es porque está tratando de decirte algo. En eso ahondamos más adelante. Por ahora, te comparto 10 rituales muy sencillos que realizo para tranquilizarme durante episodios leves de ansiedad:

UNO. Toma un baño relajante antes de dormir. Si está a tu alcance, integra algún jabón, aceite esencial o producto de baño con lavanda o romero. Trata de volver una meditación consciente este rato personal: concéntrate en cada movimiento de tu cuerpo y en tu respiración profunda. Si tienes tina (lucky you) mejor aún. Aprovéchala por mí.

DOS. Escribe 5 cosas por las que estés agradecida. Poder escribir en un pedazo de papel ya es un enorme motivo para dar gracias. Es simple. Agradecer nos hace poner bajo una nueva luz esas cosas, situaciones o personas que damos por sentadas. Verás que eres ridículamente más afortunada de lo que crees. Repite esto cada mañana o noche durante un mes. O por varios años más.

TRES. Coloca una afirmación o un mantra positivo en algún lugar que puedas ver muchas veces durante el día. Por ejemplo: TENGO TODO LO QUE NECESITO PARA SER FELIZ HOY. La idea es que sea algo que resuene contigo.

CUATRO. Prepara una taza de té con bajo (o sin) contenido de cafeína. Como en el primer punto, tómalo en un estado meditativo y con mucha calma. Disfrútalo, respira y trata de que esta ‘meditación’ dure unos 20 minutos.

CINCO. Ve un ratito de series o películas que te hagan reír. Para cortar el ‘flujo’ de pensamientos que me generan ansiedad, a veces recurro a la risa porque me da un espacio de tiempo “seguro” para volver a un estado más relajado. Por otra parte, recomiendo que no abuses de tu tiempo y frecuencia en Netflix porque el exceso de “distracción” puede llevarte a estados de ansiedad cuando vuelvas a la realidad.

SEIS. Limpia tu alimentación. Recorta considerablemente todos los productos refinados y procesados, la cafeína, el alcohol, el cigarro. En estados de ansiedad tu mente necesita claridad.

SIETE. Contacta con la naturaleza. Caminar en un parque es suficiente. Báñate en el mar. Salte de casa y toma un ratito de sol. Muévete y respira. Unos 20 o 30 minutos pueden hacer una enorme diferencia en tu día.

OCHO. Habla con alguien en quien confíes completamente, que te diga las cosas objetivamente y con amor y que no ‘te dé por tu lado’. En otras palabras: un amigo de verdad. Usualmente, nada más necesitamos que alguien nos escuche para ponerle palabras a lo que estamos sintiendo y poder apreciarlo desde una nueva perspectiva. Si tienes la posibilidad, sal de casa a platicar con esta persona.

NUEVE. Apaga tu celular. Apágalo, apágalo, apágalo. Es momento de admitir mi adicción por las redes social y también de reconocer que son la principal causa de mi ansiedad. Mucho tiempo de pantalla para ‘stalkear’, compararte, frustrarte, sentir que no estás haciendo o siendo lo suficiente (¿?), créeme, a nadie le ha hecho bien a largo plazo. Está bien no contestar cuando no sientas ganas, está bien borrar apps durante unos días (o permanentemente), está bien cuidar tu salud mental. Date breaks digitales. Hay un mundo ‘real’ afuera.

DIEZ. Ocupa tus manos. Cocina algo saludable y rico, escribe, lee, pinta, haz yoga, limpia y ordena tu cuarto, espacio de trabajo, clóset. Como dije en el punto número 5, abre estos espacios de tiempo “seguros” para limpiar el aire y poder apreciar que todo es muchísimo más sencillo de lo que puedes ver en momentos de ansiedad.

Básicamente, cuando se trata de ansiedad leve, creo que lo importante es darte ‘espacio’ y tiempo. Alejarte, respirar, trabajar en ser más objetiva y en reducir las reacciones destructivas. Es una práctica constante, y es precisamente por eso que considero que el trabajo en tu salud mental es un compromiso; un compromiso que se afianza cuando te pones primero y te cuidas. Por favor, comparte con nosotras lo que te ha funcionado para calmar la ansiedad.