SOBRE MÍ

¡HOLA!

Soy Zazil Abraham (se pronuncia Zázil Abrám).

Escribo y hablo mucho sobre amor propio, autocuidado, intuición y placer. En febrero de 2015 fundé el movimiento por el amor propio, #BravaFuerteDigna y, como parte del proyecto, diseñé #WeShineBrunch, un espacio seguro, en formato workshop presencial y en línea, en el que comparto contigo temas que refuerzan tu capacidad de creer en ti misma: imagen y confianza corporal, relaciones de pareja, dependencia emocional, la niña interior herida, autenticidad, vulnerabilidad, energía, poder personal, conexión con tu intuición y propósito, autoplacer, merecimiento, y cuanto tema me dé la gana externar. Pa’ que me entiendas: all things amor propio.

Nací para escribir. Adoro leer, cantar, probar helados, viajar, bailar, moverme y comer intuitivamente; hacerme fotos, probar sex toys, scrollear horas por Pinterest, besuquear a mi novio, comer mientras veo series; las velas, los inciensos, los cuarzos, los oráculos y tarots. Ir a terapia “is my passion”, y creo que las personas que más se niegan a recibirla son quienes más la necesitan.

Así llegué aquí…

En abril de 2012 tomé la decisión de hacer cambios en mi alimentación y realizar actividad física con la única finalidad de “ser delgada”. Para enero de 2013, creé una cuenta en Instagram en la que compartía mi fitness journey a manera de diario personal para trackear mis avances y, digamos, automotivarme. Mi “automotivación” (autobullying, mejor dicho) se convirtió en una presión personal insana, y mi cuerpo quedó delgado a base de muchas restricciones alimenticias y sobreentrenamiento; en otras palabras: desconexión total con sus necesidades reales. Mi aspecto cambió, pero yo continuaba sintiéndome “insuficiente”, mientras que mi salud mental y emocional se mantenían en el suelo.

Gracias a este punto de quiebre, me di cuenta de que lo que realmente necesitaba no era un “cuerpo delgado” para los estándares sociales, sino un CHINGO de amor propio, o al menos dejar de pelear con mi cuerpo en un inicio. El “cuerpo perfecto” JAMÁS me iba a ser suficiente si no atendía mi salud de forma integral: física, mental, emocional y espiritualmente.

Desde entonces, comencé a hablar en redes sociales sobre la importancia del amor propio, y básicamente desarrollarme, observarme, compartirme, expresarme y crear, se convirtió en mi trabajo de tiempo completo. Not complaining.

Quiero que más y más personas entiendan que el “amor propio” no se compra, y que ni yo ni nadie va a decirte cómo amarte; es propio por una razón. Tampoco es un “destino” al que se llega; creo que es una forma de moverse por la vida con sus altas y bajas. Cuestiona todo, conecta con tu intuición, reconoce y atiende tus necesidades, ve a tu ritmo y pregúntate: ¿QUÉ HARÍA UNA PERSONA QUE SE AMA?

Estoy aquí con el único propósito de hacer lo que se siente bien para mí, y a través de eso poder sumar a los procesos de otras mujeres (u hombres). Finalmente: no creas todo lo que alguien diga; toma lo que te sirva y deja el resto.